PILAS NORMALES O RECARGABLES PARA LOS ELECTRODOMÉSTICOS DE CASA

Entre los pequeños electrodomésticos que tenemos en el hogar, hay unos cuantos que, para funcionar, precisan o tienen la opción de que se les introduzcan pilas: aparatos del cuidado personal, la radio, el mando del televisor, la batidora para biberones, el teclado del ordenador, algunos juguetes, el mouse del ordenador. Algunos de ellos, como algunos aparatos para el cuidado personal o la batidora para biberones o de otros electrodomésticos de la casa no funcionarían nunca si no llevaran las pilas colocadas. En cambio, como comentábamos al principio, hay otros como el teclado del ordenador, la radio o el mouse del ordenador, que no siempre es así.

PILAS NORMALES O RECARGABLES

Con todos estos pequeños electrodomésticos que sí precisan de pilas, normalmente usamos indistintamente las pilas normales o las recargables. Aunque la pregunta que se nos plantea es, ¿cuáles son más convenientes?

Y la verdad es que la decisión no es tan sencilla como parecería. Por un lado, parece evidente que las pilas recargables deberían ser la mejor opción. Con ellas siempre acabaremos por ahorrar dinero y además no dañaremos tanto el medio ambiente. Pero también es cierto que, parecer ser que, a la larga, pueden terminar por dañar los aparatos electrónicos. Así que la decisión acaba siendo algo más complicada.

ALGUNAS CONSIDERACIONES A TENER EN CUENTA

Supongamos que tenemos una batidora para biberones y queremos estar seguros de qué tipo de pilas es más conveniente que utilicemos. Para ello debemos tener en cuenta unas cuantas consideraciones sobre los diferentes tipos de pilas:

  • Las pilas recargables precisan de un régimen de trabajo específico y continuado. Es decir, no podemos dejarlas abandonadas y descargadas durante meses. Es el uso regular de la pila recargable lo que mantiene la actividad electroquímica interna de manera funcional durante más tiempo. Por lo tanto, si las pilas deben ser para un electrodoméstico que va a ser usado de manera esporádica, lo mejor es usar pilas normales, alcalinas, que de hecho nos resultará más barato.
  • También es muy importante que tengamos en cuenta que con las pilas recargables no utilicemos cualquier cargador. Debemos utilizar el cargador adecuado para el tipo de pila que corresponde. Es decir, un cargador de baterías de Iones de Litio no será útil para baterías de NiMh y viceversa. Una pila recargable puede durar cientos de ciclos de carga pero su vida útil se puede ver reducida drásticamente con el uso de cargadores erróneos. Con ellos, las pilas pueden sufrir excesos de carga que las harían alcanzar temperaturas peligrosas y debemos recordar que el calor es el peor enemigo de las pilas.
  • Es conveniente comparar la duración de las pilas alcalinas y recordar su capacidad en mAh antes de decidir la compra de una batería recargable. Es decir, no compraremos pilas recargables para un mando a distancia. Tampoco compraremos pilas de 900mAh para nuestra cámara digital.
  • La inversión monetaria en pilas recargables vale la pena donde el consumo es importante y el uso es regular. Por ejemplo, si nos vamos de vacaciones y tenemos previsto hacer muchas fotos, no es mala idea llevarnos unas pilas recargables para nuestra cámara digital.
  • Por otro lado, debemos de tener en cuenta que usar pilas recargables significa evitar de manera notable la contaminación ambiental y los números son muy claros en este aspecto, a pesar que las pilas recargables también están construidas con materiales contaminantes y tóxicos. Sin embargo, una pila recargable que tenga una vida útil de 200 recargas evitará que arrojemos al medio ambiente 200 pilas normales. Es decir, por cada pila recargable que usamos, contaminamos 200 veces menos el medio ambiente.

Resumiendo, en el caso de nuestra batidora para biberones, en un principio lo más aconsejable sería usar pilas alcalinas normales, de las de toda la vida. Aunque por otro lado, usando pilas recargables estaremos haciendo algo por salvar el planeta.