EL PELIGRO DE LOS BATIDOS DE PROTEÍNAS. O CÓMO CONSEGUIR UNA ORINA MUY CARA

En el mundillo de la batidora nos encanta hablar de batidos. Bueno… ¡es que nos encantan los batidos! Es lógico, ¿no? Pero el tema de hoy va a ser un poco diferente, vamos a hablar de los batidos de proteínas. En general son presentados como una alternativa saludable para conseguir tonicidad muscular e incluso bajar peso. Pero la realidad es que pueden comportar efectos negativos bastante poco saludables.

LOS BATIDOS DE PROTEÍNAS SON, EN REALIDAD, UN SUPLEMENTO MUY INTERESANTE

En nuestra batidora podemos meter muchos productos. Pero tenemos que reconocer que los batidos de proteínas pueden ser una buena ayuda si pretendemos alcanzar ciertos objetivos deportivos. De todas maneras, el pilar fundamental para la mejora de nuestro rendimiento deportivo debería ser una buena alimentación. Por eso, el consumo de batidos proteicos debería de valorarse según los requerimientos de cada persona.

En un principio, los batidos de proteínas no son inherentemente dañinos para la salud. El error es utilizarlos, sistemáticamente, como sustitutos de cualquier comida. Hay de muchas clases: de proteína whey, de soja o extraída de la ternera. La clave está en saber elegir el suplemento adecuado evitando la proteína concentrada y eligiendo la proteína aislada debido a su composición nutricional. Es simple, la proteína concentrada contiene una mayor concentración de azúcar y una menor cantidad de proteínas, mientras que la aislada apenas contiene azúcar y tiene mayor cantidad de proteínas. Y es que no está demostrado que el consumo de proteínas por encima de las cantidades óptimas genere ni un mayor aumento de la síntesis proteica ni de la masa muscular.

Lo adecuado sería comer de forma equilibrada con la cantidad de proteína realmente necesaria para cada persona, adaptada a su peso, actividad física y objetivos a conseguir.

RIESGOS DE LOS BATIDOS DE PROTEÍNAS

Antes de iniciarse en la ingesta de batidos de proteínas, cualquier persona debería informarse de sus necesidades proteicas con un nutricionista para determinar la necesidad real de suplementos. Ya que si consumimos suficiente proteína, su exceso durante un período largo de tiempo puede tener efectos dañinos para nuestro organismo.

Ese exceso de proteína que nuestro cuerpo no necesita no se va a crear más masa muscular. Es desechada. Y lo que hace es obligar al hígado y, sobre todo a los riñones a trabajar todavía más. Por otro lado, sustituir comidas por batidos proteicos puede significar restringir la ingesta de carbohidratos, produciéndose una deficiencia nutricional que también puede provocar daños en el organismo.

Veamos cuáles son los principales efectos negativos del uso incorrecto de los batidos de proteínas:

El principal son los problemas renales. Los nefrólogos explican que las salas de diálisis están llenas de pacientes que han abusado de estos suplementos. El problema es que los efectos sobre los riñones no se notan al momento y, aunque mientras los tomemos nos sintamos bien, podemos sufrir una insuficiencia renal en el futuro.

Otros problemas comunes son la aparición de acné, la inflamación abdominal, los gases y la osteoporosis. Estas patologías son debidas a que las proteínas tienen un pH ácido y nuestro organismo lo contrarresta extrayendo calcio de los huesos, que tiene un pH alcalino.

Y, por último, la deficiencia nutricional de carbohidratos por sustituir comidas con batidos de proteínas puede provocar estreñimiento, derivar en una diverticulitis y aumentar el riesgo de ciertos tipos de cáncer.

En definitiva, es mejor que nos pensemos lo que metemos en la batidora si, tal como decía Sheldon Cooper, no queremos conseguir un pipí muy caro

¿NECESITAS UNA BATIDORA PARA PREPARAR TUS BATIDOS?