¡LA NEVERA DEJA DE ENFRIAR! TODAS LAS SOLUCIONES

En esta página nos encantan los batidos bien fresquitos. Y es un problema abrir la nevera y encontrarnos con que nuestros alimentos no se mantienen frescos. ¿Por qué ha dejado de enfriar la nevera?, nos preguntamos entonces. En ese momento todo son dudas y nos preguntamos, ¿cómo arreglar el frigorífico?

COMPROBACIONES BÁSICAS

Un frigorífico es un aparato complejo y lo primero es determinar si el congelador enfría o no. Debemos comprobar si la nevera está bien enchufada y le entra corriente, si tiene luz la bombilla, si los pilotos de control lucen, si el motor hace ruido y si el ventilador funciona.

Si todo esto estuviera correcto, aún podemos hacer más comprobaciones con nuestro frigorífico. Puede ser que se saltara algún automático, se averiara el enchufe (podemos probar a enchufar en él otro dispositivo a ver si funciona) o podemos probar la nevera en otro enchufe de la casa.

Si por el contrario vemos que sí le entra corriente, también podemos empezar a descartar otras posibles causas. Comenzando siempre por las más simples.

Por ejemplo, si nos hemos dejado la puerta abierta, si es verano y hace mucho calor y el frigorífico está muy empotrado, entonces no gozará de una muy buena ventilación. En ese caso debemos detener el frigorífico y sacarlo para que se ventile durante una media hora aproximadamente. Aprovecharemos para limpiar el condensador (que está por la parte de atrás del aparato, bien en la pared trasera o en la base del aparato). En algunos casos, la ventilación va forzada por un ventilador que podría estar bloqueado. Si la causa es ésta tenemos que asegurarnos de que el frigorífico vuelve a refrigerarse adecuadamente o de lo contrario podríamos averiar el motor.

Una vez realizadas estas operaciones enchufamos de nuevo la nevera y tendríamos que oír cómo  arranca el motor. Si no lo hace, tendremos que vaciar todo el frigorífico, limpiarlo y dejarlo desenchufado para que lo revise un profesional.

En el caso de que arranque normalmente dejamos que vaya trabajando mientras seguimos observando otros síntomas.

FRIGORÍFICOS NO FROST

En los frigoríficos No Frost tenemos que comprobar que funcionan correctamente todos los ventiladores. Hay que tener en cuenta que los ventiladores no funcionan con las puertas abiertas, así que tendremos que ingeniárnoslas para poder hacer la comprobación. Si la puerta lleva un interruptor que podemos accionar manualmente será algo sencillo, pero si se trata de interruptores magnéticos, estos están ocultos y tendremos que agudizar el oído y  escuchar si se pone en marcha: al cerrar la puerta se nota el cambio de sonido.

Que funcionen correctamente no quiere decir que el aire esté circulando. Los conductos que comunican el congelador con el refrigerador pueden estar obstruidos por el hielo (el hielo también puede bloquear el ventilador). Podremos asegurarnos de esto si el frigorífico pierde agua o directamente vemos el hielo. Para resolver esta avería es recomendable avisar a un técnico.

FRIGORÍFICOS DE ESCARCHA CON UN SOLO MOTOR

Si no enfría absolutamente y no se escucha el motor, primero comprobaremos que le entra corriente. Si es así, lo más probable es que esté averiado el termostato. Si es así no hay más remedio que avisar a un profesional.

Si no enfría y sí que funciona el motor, en estos casos la avería es aún peor, pues suele tratarse de una fuga de gas. Estaremos más seguros si enfría en el congelador pero apenas enfría en el refrigerador, pues en ese caso sólo habrá perdido la mitad del gas refrigerante. Si hacemos bien esta comprobación y el aparato tiene unos años no es recomendable la reparación. Si no estamos seguros hay que avisar a un técnico.

Si es verano y hace mucho hielo en el refrigerador pero enfría poco, la solución es bajar la posición del termostato, o sea ponerlo al mínimo. Otro factor importante es la ventilación exterior, ubicar los frigoríficos en lugares frescos bien ventilados evita averías y reduce el consumo eléctrico.