CÓMO LIMPIAR LA BATIDORA DE VASO

La batidora de vaso es uno de los pequeños electrodomésticos que pueden resultar más útiles en nuestra cocina. En nuestro anterior artículo ya os hablábamos de cómo elegir la mejor batidora de vaso. Y ya sabemos todas las posibilidades que tiene este fantástico aparato. Con él podemos preparar zumos, batidos, y deliciosos smoothies, pero también cocinar fantásticas salsas para nuestras mejores recetas, preparar las mejores cremas y purés e, incluso, picar hielo.

El problema de la batidora de vaso viene después de usarla. Incluso con los modelos que pueden desmontarse completamente y ponerse en el lavavajillas. Hay ocasiones en que, depende de los alimentos que hayamos mezclados, pueden quedar restos persistentes. Y enfrentarse con esas cuchillas tan afiladas puede ser todo un riesgo. Así que hoy os explicaremos una manera muy práctica de cómo limpiar la batidora de vaso.

UN TRUCO MUY SENCILLO PARA LIMPIAR TU BATIDORA DE VASO

Cuando hemos usado nuestra batidora americana para triturar los ingredientes de un puré muy denso o de una crema, o para preparar un salmorejo, ya sabemos que después nos van a quedar un montón de pegotes adheridos a las paredes de la jarra y enredados entre las cuchillas. Limpiar esos pegotes no es algo que pueda dejarse para más tarde, pues en cuanto se sequen nos costará mucho más de limpiar y dejar nuestra batidora como nueva. Así que es importante ponerse cuanto antes manos a la obra.

Lo habitual es remojarlo todo con agua para que se vaya reblandeciendo, añadirle un poco de jabón lavavajillas y meter una esponja o un estropajo salvauñas y frotar con mucho cuidado. El inconveniente de hacerlo de esta manera es que la esponja o el estropajo que utilicemos acabarán inservibles por el rozamiento con las cuchillas. Eso, si con suerte no nos cortamos nosotros durante el proceso.

El truco consiste en aprovechar la propia batidora de vaso para que ella misma se limpie sin ningún tipo de esfuerzo ni de riesgo por nuestra parte. Además, este truco también nos sirve para licuadoras, robots de cocina y similares.

Consiste en echar un vaso de agua bien caliente en la jarra de nuestra batidora americana. Que llene hasta ¾ partes de su capacidad. Añadir un chorro de detergente lavavajillas y tapar. La colocamos de nuevo en su base y la ponemos en marcha como si fuéramos a preparar un puré. Con unos 20 segundos bastará.

Después sólo te restará enjuagarla y estará limpia como la patena. Por supuesto, la tapa de la jarra sí que deberás lavarla a mano.

Si ves que tu batidora no queda suficientemente limpia, puedes añadir un par de cucharadas soperas de sal a la mezcla.

¿Y PARA QUITAR LOS OLORES?

Si has utilizado tu batidora de vaso para preparar algo que deja algún aroma intenso como un gazpacho o un salmorejo, también tiene una solución muy sencilla: cuando viertas el agua caliente en la jarra añade un buen chorro de vinagre.

La acción del vinagre, además de desinfectar, acabará con los olores por más intensos que sean y dejará a tu batidora como nueva.

¿Y PARA SECARLA SIN RIESGOS?

Al secar la batidora de vaso también corremos el riesgo de cortarnos accidentalmente con las cuchillas. Para evitarlo, también existe un truco muy sencillo, pero sólo sirve para las batidoras que tengan una velocidad muy lenta, como para remover.

Sólo tienes que coger un trapo al que no le tengas mucho cariño, o dejar uno ya destinado siempre para este uso. Y lo colocas en el interior de la batidora, asegurándote de que quede bien alrededor de las cuchillas. La pones en marcha y le das hacia delante y hacia atrás durante unos segundos, y en unos instantes le habrás quitado toda la humedad.